lunes, 30 de noviembre de 2009

El mejor opositor es el más fiestero


En muchas ocasiones he afirmado que el mayor peligro de la oposición es que ésta deje de ser un medio para alcanzar un fin convirtiéndose en el fin en sí misma. Lo malo es que es muy difícil encontrar ese equilibrio entre el necesario aislamiento en pro del aprobado y que esa soledad buscada no acabe por convertirse en un estancamiento que nos impida avanzar hacia la meta... de ahí que el mejor opositor sea el más fiestero.
Me explico: si el opositor se propone estudiar ocho temas diarios a hora y media por tema, sabe que si se pone a las ocho de la mañana y se coge una hora para comer, a las nueve de la noche debería haber acabado. El opositor que haya quedadado a las nueve y media para tomar una caña con los amigos o dar una vuelta con el novi@ etc, se concentrará a tope en el estudio durante el día porque sabe que tiene un límite: por la noche tiene "mejores cosas" que hacer.
Lo mismo pasa con el día de fiesta: si sabemos que ese día tenemos compromisos extraopositoriles no podremos vaguear durante la semana porque no habrá día comodín para recuperar las horas perdidas. Además, lo de que el día de fiesta se llegue efectivamente a estudiar es una nuestras mayores mentiras... Cada semana comprobamos que, efectivamente, no se estudia ni la mitad y aún así seguimos engañándonos día flojo a día flojo con que recuperaremos el día de descanso.
De ahí que cuando se lleva un tiempo en esto, lo mejor sea tener una vida social activa, todo lo contrario de lo que a priori podríamos pensar.
Cuando se empieza con la opo, la fuerza y la garra del principio nos empuja a aprovechar cada minuto al máximo, pero cuando pasan un par de años tenemos que buscarnos otros alicientes porque la ilusión de aprobar se va diluyendo inconscientemente a medida que pasa el tiempo y nuestra vida se va focalizando única y exclusivamente en la oposición.

Quizá yo haya sido muy drástica dejando de lado todo lo demás y ahora me arrepiento un poco. Por ejemplo, cuando iba a la biblio y tenía mi chupipandi es cierto que echaba menos horas de reloj, pero por otro lado también cundían más: si sabes que a las once hay cafelín del descanso te propones hacer X temas y los haces. Si estás en tu casa, solo como un perro, seguramente no te importe ir más lento y hacer el café a las doce o incluso tomártelo frente a los porqueris.
Es como cuando tenía novio, aprovechaba mucho más el estudio la semana en que venía a verme porque sabía que no podría decirle "Cariño, lo siento pero el sábado tengo que estudiar porque me han quedado colgados X temas" y madrugaba muchísimo cuando estábamos juntos para poder desayunar tranquilamente con él cuando se despertara.

Por eso recomiendo que no dejéis la vida de lado por la oposición, o correréis el peligro de perder de vista por qué estáis luchando, porque, no nos engañemos, no sólo estudiamos por tener el trabajo que queremos sino sobre todo para tener el tiempo y la oportunidad de estar con quienes amamos cuando tengamos el trabajo por el que hemos luchado.

De ahí que este finde, aprovechando una visita muy especial, haya colgado el hábito, me haya calzado los tacones (metafóricamente hablando) y me haya olvidado un rato de este encierro, porque ser opositor vale, pero monja de clausura ya es pasarse.
Me he aireado y he disfrutado como nunca recordando lo que es la vida, lo que nos espera, que este estatus opositoril es transitorio y que lo mejor está por venir... Echemos los restos para acelerar cuanto podamos el cambio. ¡A por ellos!

15 comentarios:

  1. Pues entonces yo soy la mejor de todas jajaja
    Llevo ya 13 meses en esto y escasos viernes he dejado de salir, si acaso porque directamente no me apeteceía, pero desde luego no por estudiar! Y lo de aprovechar horas al máximo, q a las ocho tengo planes (ya sea por estar en facebook xD) es mi pan de cada día!

    un saludo!

    pd. me encanta tu blog!

    ResponderEliminar
  2. Qué difícil conseguir ese término medio.A mi me cuesta por lo menos. Paso de salir viernes sabados y los días que encarte entre semana a convertirme en un monje de clausura con una facilidad increible. En fin, esperemos que las fiestas que nos perdamos de opositores las recuperemos cuando aprobemos. Yo desde luego jeje

    ResponderEliminar
  3. Yo sólo conozco un caso que ssiendo un fiestero le hay ido el bien,estudiaba 12 horas,dormía 4 y laguna vez llegaba a la biblio oliendo todavía a alcohol..Yo en cambio la final he cabado al contario que mi única diversión es entrar en internet.Yo lo veo complicado porque es dificil dejar a un lado los momentos buenos prar verte los cuasicontratos..

    ResponderEliminar
  4. Me voy a poner el título de este post en una camiseta, y es así.

    PD. Me encanta el nick "Scherbatsky" XDDD

    ResponderEliminar
  5. Hacía tiempo q no entraba por aquí y me ha tocado leer del tirón un montón de entradas,jajaja, y como siempre, geniales y muy sabias.
    Sólo quería dejarte un mensaje de ánimo y fuerza en la recta final. Muchísima suerte Mery q como dices el cambio está cerca! ;)

    ResponderEliminar
  6. ¡Veo que por fin me haces caso!. No sea que cuando lo consigas te hayas olvidado como se divierten los humanos :). Lo dicho, concedete un poquito de relajo cada día

    ResponderEliminar
  7. Hola compis y amigos, siento no poder contestaros uno a uno como os merecéis, pero ya sabéis que sigo desconectada y no puedo abusar del pc prestaoXD Pero que cuando tengo un ratito y puedo leeros me alegro muchísimo y os agradezco el apoyo:D Ayyy que ya me queda menos!
    Muchos besos a todos y gracias por estar ahí
    Muaaa

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Hola Mery!!!

    me encanta tu blog, llevo siguiéndolo unos meses y la verdad es que es una gran ayuda. Yo también soy opositora y me siento bastante identificada con todo lo que dices, aunque en este caso concreto la verdad es que yo no soy la opositora más fiestera :(

    también he abierto un blog sobre esto y me encantaría que lo leyeras!!! es www.caminodelts.blogspot.com

    Un beso y ánimo para lo que te queda que es ya poquito :)

    ResponderEliminar
  10. Claro que sí, hay vida después de la opo, pero también durante la misma! y yo estoy aquí para que el mes de encierro se te haga un poquito más llevadero! un besazooooo

    ResponderEliminar
  11. Mery toda la fuerza del mundo para la recta final.
    Ánimo!!!!!!Que va a ser que sí!!!

    ResponderEliminar
  12. Mery, es bueno no aislarse salvo periodos de pre examen, pero tb las salidas continuas acaban por acortar algunas veces las jornadas de estudio, el truco para mi es el hábito, te habituas a X temas al día o a la semana y determinadas horas de estudio y de descanso, pero eso cuando llevas ya muchos años en estos, se desvirtúa, asi que el truco pasa a ser una utopía, y te levantas de la silla cuando ya no puedes mas, o es tu espalda la que no puede mas, o mandas a tomar viento a la farola los temas hasta mñana.

    espero que vayas bien para el examen, mucho animo!!!!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Mery,
    Estamos contigo en la recta final. Sé que sabes muchísimo y que rugirás cuando llegue el momento. Ahora toca dar los últimos toques, respirar hondo y recordar que tienes, además de la tuya, la energía positiva de un montón de gente que te apoya. Te quiero, Besos

    ResponderEliminar

Dime algo, anda:)