viernes, 25 de diciembre de 2009

¡Felices fiestas! (y BSO)




Queridos compis,
siento estar tan ausente, y aprovechando estas fiestas y que a muchos les da por cantar villancicos yo he decidido felicitaros, como no, con una Banda Sonora Opositoril, espero que os saque una sonrisa, sobre todo a los que se pasan las Navidades cantando temas;) Recordad, no estáis solos.

LOS ESTUDIANTES (BSO)

Yo soy uno de esos estudiantes

tan entregados como los de antes
que nunca falta al cante


Entre semana voy deportivo,
pero al Supremo siempre voy muy fino,

con mi traje divino.

Y voy buscando por los rincones

de bibliotecas más opositores,

pa compartir temores


Y siempre estoy
rompiéndome la voz
cantando temas desde la mañana

Aprobad ya a este opositor,

que se le pasa el arroz


Soy veterano, Caballeros,

ya me ha costado aprobar el primero,

pásenme al tercero...

Que como no tengo complejos

me canto incluso frente a los espejos

el tema de los censos.

Si alguna vez tengo bajones,

pa no quemarme pido vacaciones,
a los preparadores.


Y siempre estoy rompiéndome la voz

cantando temas desde la mañana

Aprobad ya a este opositor

que se le pasa el arroz


Yo soy una de esas estudiantes

Yo soy una de esas estudiantes


Y siempre estoy rompiéndome la voz

cantando temas desde la mañana
Aprobad ya a este opositor

que se le pasa el arroz


Yo soy una de esas estudiantes.


Quería aprovechar esta entrada, no sólo para desearos una feliz Navidad, sino sobre todo para agradeceros el apoyo constante. Siento mucho no tener ocasión de entrar al blog, pero cuando puedo acceder a internet leo todos los comentarios desde el correo y me animáis muchísimo... pese al aislamiento no me siento sola y esta etapa final se hace menos pesada, GRACIAS.

¡Venga compis, que aunque los demás tengan vacas todo el esfuerzo merecerá la pena! Dadle caña:D Y recordad U ARE NOT ALONE!

PS: Habéis visto que venden el sing star de Mecano? jajajaaa Un par de Bandas Sonoras Opositoriles más y podemos hacer el Sing IT Opo jajajaa

Besos

lunes, 30 de noviembre de 2009

El mejor opositor es el más fiestero


En muchas ocasiones he afirmado que el mayor peligro de la oposición es que ésta deje de ser un medio para alcanzar un fin convirtiéndose en el fin en sí misma. Lo malo es que es muy difícil encontrar ese equilibrio entre el necesario aislamiento en pro del aprobado y que esa soledad buscada no acabe por convertirse en un estancamiento que nos impida avanzar hacia la meta... de ahí que el mejor opositor sea el más fiestero.
Me explico: si el opositor se propone estudiar ocho temas diarios a hora y media por tema, sabe que si se pone a las ocho de la mañana y se coge una hora para comer, a las nueve de la noche debería haber acabado. El opositor que haya quedadado a las nueve y media para tomar una caña con los amigos o dar una vuelta con el novi@ etc, se concentrará a tope en el estudio durante el día porque sabe que tiene un límite: por la noche tiene "mejores cosas" que hacer.
Lo mismo pasa con el día de fiesta: si sabemos que ese día tenemos compromisos extraopositoriles no podremos vaguear durante la semana porque no habrá día comodín para recuperar las horas perdidas. Además, lo de que el día de fiesta se llegue efectivamente a estudiar es una nuestras mayores mentiras... Cada semana comprobamos que, efectivamente, no se estudia ni la mitad y aún así seguimos engañándonos día flojo a día flojo con que recuperaremos el día de descanso.
De ahí que cuando se lleva un tiempo en esto, lo mejor sea tener una vida social activa, todo lo contrario de lo que a priori podríamos pensar.
Cuando se empieza con la opo, la fuerza y la garra del principio nos empuja a aprovechar cada minuto al máximo, pero cuando pasan un par de años tenemos que buscarnos otros alicientes porque la ilusión de aprobar se va diluyendo inconscientemente a medida que pasa el tiempo y nuestra vida se va focalizando única y exclusivamente en la oposición.

Quizá yo haya sido muy drástica dejando de lado todo lo demás y ahora me arrepiento un poco. Por ejemplo, cuando iba a la biblio y tenía mi chupipandi es cierto que echaba menos horas de reloj, pero por otro lado también cundían más: si sabes que a las once hay cafelín del descanso te propones hacer X temas y los haces. Si estás en tu casa, solo como un perro, seguramente no te importe ir más lento y hacer el café a las doce o incluso tomártelo frente a los porqueris.
Es como cuando tenía novio, aprovechaba mucho más el estudio la semana en que venía a verme porque sabía que no podría decirle "Cariño, lo siento pero el sábado tengo que estudiar porque me han quedado colgados X temas" y madrugaba muchísimo cuando estábamos juntos para poder desayunar tranquilamente con él cuando se despertara.

Por eso recomiendo que no dejéis la vida de lado por la oposición, o correréis el peligro de perder de vista por qué estáis luchando, porque, no nos engañemos, no sólo estudiamos por tener el trabajo que queremos sino sobre todo para tener el tiempo y la oportunidad de estar con quienes amamos cuando tengamos el trabajo por el que hemos luchado.

De ahí que este finde, aprovechando una visita muy especial, haya colgado el hábito, me haya calzado los tacones (metafóricamente hablando) y me haya olvidado un rato de este encierro, porque ser opositor vale, pero monja de clausura ya es pasarse.
Me he aireado y he disfrutado como nunca recordando lo que es la vida, lo que nos espera, que este estatus opositoril es transitorio y que lo mejor está por venir... Echemos los restos para acelerar cuanto podamos el cambio. ¡A por ellos!

martes, 17 de noviembre de 2009

De vueltas, aislamientos y estornudos


Hello compis, aquí me teneis otra vez. Resulta que me he puesto "malíiiiima" (como dirían los de Albacete) así que después de cantar con mi voz de "hola me llamo Manolo y soy camionero" y del "ay, ay, ay que me ahogo con los derechos forales" (esto también me pasa sin estar enferma, conste) me he venido a casa de mi mami, pa que me diera mimitos, pero no está, así que aprovecho el internete para escribir mi entradita, que a falta de pan buenas son tortas.
A decir verdad tampoco venía a por muchos mimos, que en mi casa somos espartanos y no conocemos el término "enfermedad" y a todo le quitamos hierro (de nada te sirve ponerte mala cuando tu madre pasa de ti o te invita a cantar un tema, mano de santo, así que al final aprendemos inconscientemente a no enfermar nunca o al menos a minimizar las quejas)... En realidad venía yo a ver si podía saquear el botiquín, que he ido al médico y me ha mandado tropecientas medicinas ya que a mi afirmación "hola, tengo un simple resfriado" me ha contestado "no, no, tienes flemas y no se qué más" con lo poco partidaria que soy yo de drogarme si no es para la opo... Pero bueno, haremos caso que yo quiero estar a tope cuanto antes que esta semana empiezo vuelta impar y las vueltas impares son las mejores.

Sí, resulta que lo tengo comprobado: las vueltas pares me cuestan horrores, todos mis bajones vienen cuando toca vuelta par, en tanto que con las impares tengo la sensación de que los temas entran solos y me da el subidón. Yo no sé qué explicación racional encontrarle a este hecho, y eso que me gusta analizar todo lo referente a la opo, sólo sé que este año procuraré ir al TS después de una vuelta impar, con el ánimo a tope, a ver si va a ser esa la clave.

Y hablando de señales, llevaba yo sin ponerme enferma (rollo gripe, fiebre, etc, enfermedades comunes, porque las raras opositoriles sí que las he padecido) desde antes de ponerme a opositar, de hecho estaba yo convencida de que la opo nos dota de anticuerpos especiales que nos inmunizan frente a cualquier cosa que nos impida estudiar (total, en mi caso voy al prepa igualmente) y sin embargo "tachánnnn" aqui estoy, moqueando sobre el teclado. Lo quiero interpretar como que el cuerpo se está preparando para la vida post aprobado, cuando vuelva a ser un común mortal, con sus vacaciones, sus fines de semana y, por qué no, sus bajas por enfermedad.

En cuanto a cómo llevo el aislamiento total sin tele y sin pc, pues bien, mejor de lo que esperaba. La verdad es que las horas cunden muchísimo más, pero también es cierto que a veces me siento muy sola, y eso que tengo a mis gatinos siempre fieles y que últimamente se esfuerzan hasta por hablar... ¿se me estará yendo un poco la olla? Quizá, pero ya queda menos y seguro que todo sacrificio merecerá la pena.

En fin compis, no me enrollo más que como estoy medio febril no sé si esta entrada tendrá mucho sentido, pero que sepáis que me acuerdo mucho de vosotros, sobre todo de los que cuentan los días para el examen y que os envío muchos ánimo y energías positivas aunque no pueda estar tan presente como me gustaría.

¡A por ellos!

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Señales


Hay veces en la vida en la que por mucho que no creas en la Divina Providencia ni en que el destino pueda estar escrito de antemano, no puedes más que rendirte ante la sucesión de "casualidades" que de repente dejan de ser tales. No, no he tenido un sueño premonitorio de mi manita inocente y, hasta el día de hoy maldita, sacando las dichosas fichas, tampoco un flashforward de mí misma de aqui unos meses brindando por la plaza. Por desgracia nada de eso: se me ha roto el ordenador.
Y pensaréis, bueno, eso le pasa a cualquiera, y sí seguramente esa sea la explicación racional, pero que se te rompa un día porque la gata se sienta encima (absurdo), al cabo de dos días te lo arreglen, y tres días más tarde se declare en muerte cerebral, ya no me parece tanta casualidad. No, sobre todo cuando ese día te ha llegado un email de alguien que estabas empezando a olvidar, más que nada por el bien de tu salud mental a puertas del examen, y tienes noticias, también vía internet, de alguien que preferirías que se hubiera tragado la tierra. Entonces, de repente, lo he visto claro: el ordenador se ha vuelto a escacharrar por el bien de mi estudio, para evitarme la tentación de contestar a según qué mensajes o de indagar según que noticias, para evitarme la posibilidad de cualquier distracción que no venga en forma de tocho ya sea rojo o azul.


La opo requiere sacrificios, y estamos dispuestos a hacerlos en pequeñas dosis cada día, durante meses y años, pero cuando toca poner toda la carne en el asador, cuando realmente se hace la diferencia entre rozar el aprobado y aprobar es cuando las mentes de muchos crean todo tipo de distracciones para alejarnos del éxito, porque al fin y al cabo supondría un cambio, y los cambios siempre asustan.
Yo me conozco y por desgracia soy así, siempre flojeo cuando se acerca la fecha, es como si de repente las fuerzas me abandonaran o me fuera mentalizando inconscientemente para la posible decepción.


Por eso quiero pensar que la muerte de mi ordenador es una señal, señal de que es necesario concentrarme única y exclusivamente en la meta, que está más cerca que nunca, señal de que de este modo aunque luego fuera mal no tendría nada que reprocharme pues no dependería de mí realmente sino de las circunstancias que escapan de nuestro control.

Así que así estoy, sin tele y sin pc, pero sigo teniendo teléfono, a ver si os vais a pensar que estoy "distanciada de la sociedad", que luego como apruebe vendrá algun iluminado Bermejil a decir que vaya plan con los opositores, qué qué vergüenza, que hay que cambiar al sistema digital y todas esas cosas tan estupendas que suelen oirse de tanto en tanto.

Pero vamos, que he decidido seguir sin antena y no reparar el ordenador, al menos hasta que me examine, por lo cual no puedo asegurar la asiduidad de las entradas ni a la hora de contestar emails, lo que sí aseguro es que va a ser hasta curioso descansar de los temas con más temas.
Cuando tenga otro rato y posibilidad de conectarme os cuento qué tal.

martes, 3 de noviembre de 2009

Piano piano si va lontano


Después del broncón de la semana pasada y tal como anuncié me he puesto las pilas, se acabaron los lloriqueos y las tonterías, que sí que somos humanos, pero no hace falta hacer gala de ello a poco del examen precisamente. Pero eso no implica tampoco que tengamos que ir a saco.
Ir a saco, en contra de lo que muchos pudieran pensar, no es bueno sino todo lo contrario. Me explico: a veces, tan acostumbrados como estamos a engañarnos a nosotros mismos vamos perdiendo calidad en las vueltas y si tenemos la suerte de que el prepa nos pregunte un tema que se nos de bien o que hayamos repasado esa misma mañana, en lugar de ser conscientes de que en realidad hemos tenido bollo, damos los temas por sabidos y aquí no ha pasado na...
Pues sí que ha pasado, cuando te encuentras ese grupo de temas en la vuelta siguiente (y alguno más que supuestamente hemos de ir subiéndolos) es cuando te entra el bajón (véase la entrada de la semana pasada) porque "inexplicablemente" los llevamos como el culo y no podemos ir al ritmo de la vuelta nueva y cantarlos con la calidad a la que estamos acostumbrados.
Esto se debe al engaño inicial. No es que de repente nos hayamos vuelto lerdos, no es que los astros se hayan alineado en contra de nuestro microcosmos opositoril y lo que hacíamos en dos horas ahora nos cuesta cuatro, no. Es que no les dedicamos el tiempo que requirieron en su día y eso se paga en la vuelta siguiente, que por eso se llaman vueltas, porque SIEMPRE vuelven, no hay escaqueo posible.

Así que haciendo un poco de análisis de conciencia el martes pasado decidí que se acabaron los temas chapuceros, que aqui no se trata de "pasar" el cante, sino de aprobar la opo, y el tema que quizá tuviste la "suerte" de que no te preguntara el prepa puede que te caiga en el examen, y ahí la suerte suele jugar en contra, mejor no tentarla.
Por eso esta semana me he autocastigado (por si no había tenido suficiente, masoca que es una) llevando de nuevo todos los temas de la pasada y otros tantos nuevos (no os flipéis que la semana pasada llevaba menos temas porque tuve la mitad de días).
Es algo que nunca había hecho, autocastigarme con repetir los temas sabedora de que volverían a ser causa de bajón en la vuelta siguiente, aún a riesgo de perder más tiempo del que he perdido con las dos semanas de bajoneo, y estoy orgullosa de mi decisión, es como si de repente hubiera llegado a la madurez opositoril.


Creo que la madurez del opositor llega el día en que por fin relativiza el cante y se enfoca en la verdadera meta: el examen. Por eso también deberíamos quitarle hierro a un cante malo: si esa semana hemos estudiado todo lo que podíamos y no nos hemos engañado a nosotros mismos, un día malo, un mal cante, no debe chafarnos y desmoralizarnos, si hemos hecho lo que debíamos y si hemos estudiado los temas en profundidad podemos ir tranquilos al siguiente sin necesidad de fustigarnos durante toda la semana. Que como ya dije en su día es contraproducente, tenemos que echarnos flores y valorar el esfuerzo que hacemos.

A veces somos cortos de miras, o al menos yo lo he sido. Que sí, que es importante tenerle respeto al prepa e intentar quedar bien ante él, pero los prepas no son tontos. Ellos saben perfectamente cuando tienes un mal cante, porque puede pasar, y cuándo el cante es malo porque no estás haciendo tu trabajo. Así que a partir de ahora no me propongo no tener malos cantes sino no tener malas semanas, días, horas de estudio, que es de lo que se trata, sembrar cada día porque así es como, tarde o temprano, dependiendo del clima y de otros factores que escapan de nuestra voluntad, se acaban recogiendo los frutos de la cosecha.
Y yo creo que ya va siendo hora de recolectar;)

martes, 27 de octubre de 2009

Y de repente CHOFF


hostión in the flowers...

Sí, me la he pegado y bien fuerte. Hace dos semanas me di cuenta de que todas mis previsiones y mi planning tan bien calculado se me habían torcido: van tan lentos que seguramente me examine después de Navidad. Y yo, en lugar de alegrarme de tener dos semanas más, que nunca vienen mal y cuando llega el día siempre son necesarias (si tuviera una semana más llevaría todos los temas perfectos... ya, ya) no sé cómo ni por qué pero me he deprimido. Tal cual. Vale, la palabra deprimirse quizá sea un poco fuerte, pero me ha dado tal bajón que de repente he sido incapaz de estudiar dos temas seguidos sin soltar la lagrimilla.

La presión del examen y el planning tan milimétrico me hacían estudiar y estudiar sin preocuparme de nada más y en el momento en que me han concedido el tiempo de pensar la he cagado: de repente me han entrado todos los males y todo ese cansancio que debía llevar acumulado (pues hace tiempo que no me cojo un día entero libre) se me ha echado encima con alevosía y me ha dado el chungo.

Conócese como chungo opositoril el estado en que se halla el opositor que ni deja de estudiar ni estudia, ni pasa la página ni se la aprende, que mira el reloj y de repente es la hora de cenar y no ha avanzado ni la mitad de los temas que debía y entonces se plantea hacerlos más tarde, pero llega el más tarde y está cansado por lo que los deja para el madrugón mañanero, pero cuando amanece no puede más que apagar el despertador porque está agotado, por mucho que duerma, no quiere levantarse porque la presión empuja demasiado. ¿Y dónde suele acabar? En el pozo opositoril, también conocido por todos salvo por cuatro iluminados que llegan a meta sin un solo tropiezo.

Pero ahí estaba hoy mi prepa salvador, que en lugar de apiadarse de mí y consolarme me ha dado un par de hostias, metafóricamente hablando claro, bien dadas, de las que resuenan y te dejan la cara marcada, de las que te hacen tener ganas de llorar pero esta vez de rabia, de las que te espabilan o te acaban de hundir en la miseria. Y yo, que otra cosa no, pero obstinada con la opo lo soy un rato, ante la disyuntiva de seguir compadeciéndome de mí misma o coger el toro por los cuernos, opto por la segunda vía que total, es el camino que hubiera cogido de aqui un par de semanas yo solita, como hago siempre, que pese a los baches y desvíos vuelvo a la senda, pero bueno, dos semanas de lloriqueos y mea culpa que me he (y os he) ahorrado. Bendito prepa.

Dos semanitas en las que tengo que recuperar el tiempo desaprovechado, medio mes en el que tengo que olvidarme de pensar, que está muy bien para los poetas y para los filósofos, pero que para el opositor a quien se le acerca el examen es peor que una reforma improvisada de temario. Nosotros somos nuestros peores enemigos, ni el Tribunal (y menos este año que están deseando aprobar y cubrir plazas de ahí la lentitud) ni el mundo circundante, sólo nosotros y nuestra mente traicionera que en cuanto la dejamos volar un rato se abstrae de esta rutina tan tediosa, sin tener la inteligencia de ver que la forma más rápida de olvidarse de la oposición es aprobarla y para eso no hay más secreto que estudiar, estudiar, estudiar, y... ¡estudiar! Nada más.

Hoy me he hecho un nuevo planning, me he comprado vitaminas y me he preparado los temas para, ahora sí, estudiármelos sin tener que pensar ni en cuál es el siguiente.

lunes, 19 de octubre de 2009

Un año embalsamando


Pues sí queridos compis, lectores, amigos, HOY CUMPLIMOS UN AÑITO momificando censos por estos lares. Quién me lo iba a decir, aquél domingo en que decidí aventurarme en el universo blogueril, que acabaría escribiendo sí o sí mi entrada semanal (incluso a puertas de examen) hasta sumar un total de setenta (incluyendo esta) y 42000 visitas (en realidad son 41927, pero redondeo que mañana ya serán esas y el número mola más). En serio, estoy encantada con este proyecto del que todos formáis parte (un blog sin lectores es como amar sin ser amado -y no diré cómo sigue que voy a parecer una verdulera-) y supongo que a muchos os parecerá una tontería pero compartir las experiencias opositoriles con vosotros ha sido una de las mayores y mejores sorpresas que me ha deparado esta vida, muchísimas gracias.

Estoy deseando aprobar esta oposición y tener tiempo para conocer a más de un compi blogger (y si es en esta convocatoria, sí porfiiiiiii, compartir Escuela) y seguidores asiduos, porque parece que no, pero con cada entrada y con cada comentario siento que nos vamos conociendo un poco más y cómo esta plataforma me ha permitido encontrar a personas muy especiales que hacen el día a día opositoril más llevadero y de la oposición solitaria un punto de encuentro. Sé que suena muy pasteloso y rollero, pero no sé cómo expresarlo de otro modo, porque de verdad que estoy emocionada.

Quiero asistir a la próxima cumbre galaico-murciana, irme de tapitas por Granada, de chirigotas gaditanas, a las fallas valencianas, comer pescaíto frito con los malagueños, etc... el postre en Alcoy, of course.

A lo largo de la opo muchas veces perdemos fuerza y eso suele suceder porque, tan metidos como estamos en nuestra rutina, olvidamos el objetivo, la ganancia, el premio por el esfuerzo y ya sé que este es un blog por y para opositores y que no concibo hablar en él de nada que no esté relacionado con la opo (más que nada porque todo mi mundo gira en torno a ella jajajaja ay, que penica) pero hoy me he imaginado aprobando y compartiendo esa alegría con todos vosotros y es una imagen que merece la pena.

Luchemos por nuestra libertad, con los pies en la tierra (oposición rutinaria y coñazo) pero sin perder de vista el objetivo (aprobado-paraíso: inmortalidad si se escoge Fiscal, cascarón de huevo si vas pa Secre, Dios en tierra si pa Juez -
sí, la persona en quién más se caga el ciudadano-), hagamos lo posible porque hay otra vida y está tan sólo a unos temas de distancia... Pues, si bien el viaje puede ser medianamente placentero, no hay nada como llegar a destino y deshacer las maletas (posiblemente en fallas que los carperis deben arder cosa fina... avisando a los vonveros, con V de Versión obviously, por si las moscas).

Así que acabo ya esta entrada edulcorada dandoos las gracias, GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS y deseando que este primer aniversario sea el último de estos censos con una opositora al frente desvariando.

PS: si me leen sus Señorías, ya he compartido un suspenso con los compis, yo creo que para la moral de todos convendría que este año se tratara de un aprobado, graciasXD

miércoles, 14 de octubre de 2009

Tempus Fugit



Tras el "Subidón" de la semana pasada, hoy tocaba entrada de Bajón, si es que es la ley del péndulo, tanto estirar pa un lado que se va irremediablemente con toda la fuerza hacia el otro y pasamos de estar arriba a caer en el pozo, de comernos los temas como pipas a que nos entren arcadas sólo de ver el código.

Hoy tocaba entrada de bajón, lo llevo viendo toda la semana, cómo empecé con fuerza y a medida que se acercaba el cante me iba desmoralizando... cuando se acaba una vuelta uno se anima pero si en la siguiente los temas no entran solos uno se frustra y toda esa alegría se vuelve desesperación, y el opositor más se desespera y menos rinde, menos rinde y más se desespera, es el pez que se muerde la cola.

Hoy tocaba entrada de bajón pero no sé cómo el cante me ha ido bien, y claro, cuando el cante te va bien no puedes abrir una entrada de bajón, por mucho que el día anterior te haya dado el lloriqueo del siglo con moquera incluida, no. El ir a cantar es lo mejor que podemos hacer cuando llevamos una semana mala, porque si va mal hacemos borrón y cuenta nueva, y si va bien, mejor que mejor. Así que desde aqui os aconsejo que nunca, repito NUNCA, os escaqueéis del cante, por muy mal que llevéis los temas, sino esa sensación de fracaso que nos impide avanzar nos acompañará hasta el siguiente.

Dicho esto, voy a hablar de algo completamente distinto... DEL OCIO. Y alguno dirá ¿y eso qué es? jajajaja La semana pasada fui a casa de un amigo por su cumple, yo iba a cenar sólo, que soy opositora y al día siguiente, aunque supuestamente fuera mi día de fiesta, iba a meter ochocientos temas (eso de mentirnos a nosotros mismos y tal) y no sé cómo, tras la cena nos dio por mirar videos de hace diez años (y qué queréis que os diga, estoy mejor ahora, bendita oposición jajaja) y nos dieron las cinco de la mañana... huelga decir que al día siguiente no hice ni la mitad de lo que tenía planeado.

Pero no me sentí culpable, no. Estoy tan acostumbrada a las limitaciones, a decir "uy yo una copa y me voy que mañana tengo que madrugar" que pa un día que se me va el santo al cielo pues bendito sea, que también tengo derecho a perder de vista el reloj de vez en cuando, al menos cuando no estoy estudiando.

Lo malo es que hay gente que no entiende que es TU TIEMPO y que sólo tú puedes decidir "perderlo" de vez en cuando... y que el hecho de que la tarde del cante no vayas a estudiar no implica que se lo puedas dedicar a ellos, pues tu tiempo es limitado, tanto que si no estás memorizando porqueris tienes mil cosas pendientes esperando su turno y que el hecho de que hayas cantado no cambia tu situación de "estoy indisponible siempre, no me pidas paridas" opositoril.

Lo que el profano a veces olvida es que para tomarnos un ratito de ocio a menudo sacrificamos otras cosas, por ejemplo, mi casa está hecha una pocilga. El único día que tengo tiempo de limpiar es el día en que canto y si resulta que ese día me toca hacer también la compra (porque de hecho he ido a cantar sin comer pues tenía la nevera vacía) mis horas de marujeo se reducen a la mínima expresión y cuando toca hacer limpieza de armarios y guardar ropa de temporada (en mi caso desechar la que ya no me cabe y me ocupa sitio, una vez perdida la esperanza de que el día de mañana me vuelva a caber) resulta que una tarde no da para tanto.


Lo que hace más gracia es cuando hay gente que se te compara... "ya, es que yo trabajo hasta tarde" si chat@ pero tú tienes todo el finde para hacer lo que tengas que hacer, yo tengo la tarde del cante y la tarde del domingo (y a estas alturas ni eso) y si tengo que cumplir con ver a la family y poner un par de lavadoras, comprar la comida (ni que sea la de los gatos que no tienen culpa de na) y demás, a mí no me queda tiempo para hacer recados ni para paridas de ningún tipo y si me quedara ME GUSTARÍA EMPLEARLO EN LO QUE ME DIERA LA GANA (como por ejemplo actualizar mi blog la tarde del cante), gracias.

Qué difícil es ponerse en el pellejo de un opositor sin serlo, ruego a los profanos que lean esto que hagan un esfuerzo, por el bien de sus relaciones con novios, hijos, amigos que no curran ocho horas diarias sino diez (y cerca del examen a saber), no tienen vacaciones remuneradas (ni sin remunerar) ni fines de semana ni días de la hispanidad. Que el profano se de cuenta de una vez que una hora de un opositor equivale a tres horas suyas. Y esa hora es SAGRADA.

Otra cosa que nos enseña la opo es a mordernos la lengua, os aseguro que a este paso o apruebo o me canonizan. Santa paciencia.

martes, 6 de octubre de 2009

¡Subidón!


Hace dos semanas dediqué la Banda Sonora Opositoril de "Empiezan los orales" a tres compis, L., J. y Corpus... pues bien, me llena de orgullo y de satisfacción poder proclamar que ¡LOS TRES HAN APROBADO! Ha sido una semana estresante pero llena de ilusión: estresante porque estoy acabando la vuelta y los últimos temas son lo peor y además llevo retraso en el planning (ahhhh, pero ya me he hecho el contraplanningXD) pero llena de ilusión porque cada aprobado de un amigo es una inyección de optimismo y de confianza, de pensar SE PUEDE.

Los que llevéis poco con la opo supongo que no habréis experimentado el subidón que produce en el opositor que está a la espera de ser convocado el ver que los que le preceden aprueban, sobre todo porque no se trata de opositores anónimos sino de amigos, con los que has reído, has llorado, te has cagado en la opo y te has animado a seguir pese a todo.

Ya lo he dicho muchas veces, pero lo repetiré de nuevo: lo mejor de emprender este camino son las personas que vas encontrando y con las que acabas estableciendo un vínculo único, el que se da entre los que viven las mismas experiencias y con los que se crea una complicidad sui generis.

A J. por ejemplo ya lo conocía de la carrera y sin embargo y aún viviendo en la misma plaza a penas habíamos tenido contacto... ¿quién me iba a decir a mí que una de las mayores alegrías opositoriles me la iba a dar su aprobado? En la biblio siempre hacíamos la coña de que uno de nosotros tenía que abrir las puertas del Supremo para que pasáramos los demás por orden de antigüedad... como me recordó Kaist el día del aprobado de J. "Mery, J. ya ha abierto las puertas, ahora nos toca a nosotras".

Y yo juro o prometo que haré lo posible (ya que presumiblemente seré la siguiente de la chupipandi bibliotequil) para no fastidiar la buena racha con un suspenso... HAcer lo posible implica:

a) Marcarme una disciplina férrea a partir de mañana... acostarme cada día a la misma hora y madrugar aunque no haya pegado ojo.

b) No perder de vista el reloj mientras estudio, que lo que no puede ser es que a unos temas les dedique media mañana y otros los ventile en media hora porque no cumplo la media diaria... organización, Señores!

c) Amanecer cada día con un pensamiento claro "puedo, puedo, puedo" y acostarme con una sonrisa en la cara por estar cumpliendo con mi deber... ya que tenemos que apretar los últimos meses hagásmolo con alegría y premiémonos por ello, y

d) Ir al prepa con el convencimiento de que me pregunte lo que me pregunte me irá bien, porque he estudiado y todo está en mi cabeza... confianza (ahí es donde más fallo).

Precisamente hoy he cantado un tema al prepa, no me ha ido mal pero algunos artículos me han bailado un pelín y ¿os podéis creer que de camino al metro los iba repitiendo mentalmente y me salían literales? Sin haberlos repasado, eso es que me los sé, pero el acojone del cante me hace perder calidad y a estas alturas no estamos para minarnos nosotros mismos con nervios.

Así que compis, confianza, disciplina y mucho amor propio, que son pocos y cobardes ¿van a poder con nosotros 191 temitas de na? ¡Claro que no!

Yo, por si acaso, me dedicaré una BSO cuando me toque ir al TS a ver si va a ser la clave jajajajajajaaa

Y lo dejo por hoy que lo de "¡Subidón!" también va por mis queridos temitas, que esta semana acabo vuelta y me toca meter tropecientos... pero eso no es na;)

YES WE CAN

miércoles, 30 de septiembre de 2009

El opositor miente más que habla (o canta)


Cuando iba por las biblios reclutando a nuevos compis para la chupipandi bibliotequil, si me topaba con un novato le explicaba siempre (tras las tres preguntas de rigor 1¿opositas? 2¿a qué? 3¿cuánto tiempo llevas?) que la regla number one de la oposición es saber que el opositor miente.
Se miente a sí mismo (mañana recupero los temas atrasados y me hago mil más), miente a su prepa (es que este tema se me da mal, pero me lo he estudiado) y sobre todo miente a los demás opositores.

Llevo tiempo obviando esta máxima en el blog porque, que yo (opositora) publique aqui (blog para opositores) que el opositor miente como un bellaco, pues como que no queda muy bien, pero es cierto. Está claro que no todos emulan a Pinocho, de hecho yo no lo hago, y conozco a muchos que tampoco (a los mentirosos los calo rápido y me acaban cayendo bastante mal por lo que procuro evitarlos) pero, repito, aunque quede mal que lo diga yo, muchos opositores mienten cuando se refiere a la opo.

Recuerdo cuando empecé con esto que tuve la gran suerte de tener a mi compi P. que me contaba grandes verdades opositoriles y me hacía el camino más llevadero, pero también recuerdo que cuando yo empecé también lo hizo otra, A. que a partir de ahora llamaremos "la rancia" que es el apodo que se ganó a pulso y por el que P. y yo nos referíamos a ella. Al principio vas muy perdido: el no saber estudiarte un tema, el cantarlo en media hora en lugar de quince minutos, el estrés de cantar a pelo, etc, etc. Y de vez en cuando me daba por llamar a la rancia para preguntarle cómo lo llevaba ella ya que íbamos a la par, y siempre me decía que super bien, que genial, etc, etc... Yo me sentía bastante lerda hablando con ella, menos mal que tenía a P. que llevaba dos años más que yo y me decía "no puede no ir de culo ninguna semana, tranqui que lo tuyo es normal".
Sólo sé que la rancia, al cabo de un año dejó de venir (P. y yo desistimos de intentar quedar con ella pasados seis meses de meternos trolas del palo "es que tengo médico"... sí, a las ocho de la noche, fijo) por lo que le pregunté al prepa y me dijo que la había invitado a dejar la opo. Yo me quedé a cuadros, ¡pero si le iba de puta madre! Resulta que no conseguía cantar un tema entero ni haciéndose esquemas de media hora...


También los hay que mienten al revés "voy fatal, no estudio na" o el comentario supergracioso "joder cuánto estudias" si llegas media hora antes que ellos a la bib, cuando tú sabes perfectamente que es que ellos llegan más tarde porque se acuestan con el código en la mano y hacen más horas que un reloj. Eso no mola tampoco, que ser modesto vale, pero tomar el pelo a los compis no. Luego pasa lo que pasa, que no te integras en la chupipandi y el café te lo tomas solo.

Pero mis favoritos, dejando de lado a los que dicen que estudian 16 horas diarias y cantan como los ángeles (pero luego se niegan a cantarte un mísero tema que se acaban de mirar) y los que dicen que no estudian una mierda a ver si te contagian su vagancia (mientras se saltan el café del descanso para memorizarse un artículo más), como decía, mis favoritos son en realidad los que se quitan años de opo. Estos me encantan, porque por lo visto no saben ni sumar.
Recuerdo una chica que cuando yo conocí llevaba dos años de opo, igual que yo, pasado un año, yo llevaba tres y ella seguía llevando dos, y este año, llevando yo cuatro y pico, resulta que ella llevaba.... ¡DOS! Que sí, que vale que al opositor se le para el reloj, pero esto es pasarse. Pero claro, luego te enteras de que resulta que no es que no sepan contar (que vale que muchos son de letras, pero al dos más dos deberían llegar) sino que se quitan años alegremente: es que el primer año no me puse en serio, es que el segundo año mi abuela se puso enferma, es que el tercer año me dejó el novio... y con la coña resulta que empezaron en el 2004 pero sólo llevan un par de añitos, y eso siendo generosos! jajajajaa
Si yo me tuviera que descontar años por defunciones, rupturas, enfermedades misteriosas, mudanzas, etc, llevaría un añito con la opo y no los CINCO AÑAZOS QUE ACABO DE CUMPLIR ¡¡yupi!!
Pues ya podéis felicitarme, porque no me pienso quitar ni uno, cada año ha sido una lucha, un aprendizaje, un obstáculo en el camino hacia la meta y una experiencia que me han hecho madurar y ser lo que soy... veterana jajajaja


¿Y a qué viene esta entrada? Viene a cuento de las estadísticas de opositores aprobados de la Escuela que misteriosamente se la han sacado con una media de cinco años y tres meses y sin embargo sólo 21 de los 135 son menores de 28 años... que alguien me lo explique. Si la media de edad de está en 30 años, no puede ser que todos se hayan puesto a currar antes de opositar (sabemos que ese es un porcentaje muy pequeño) y hoy en día en que mucha gente hace la carrera en 4 años no es normal que la media de edad esté en treinta si sólo se tardan cinco... La media debería ser de seis o siete años, teniendo en cuenta que los hay que se la sacan en dos y los hay que tardan diez.
Yo conozco a más gente que ha tardado más de cinco años que gente que ha tardado cuatro o menos, por lo cual la estadística sorprende... ¡pues no!
¡Porque resulta que mucho cuentan años a partir de que aprobaron el primer examen! Lo de antes fue una toma de contacto, eso no cuenta jajajaja

Compis, la opo se puede sacar en dos años, pero tiene un grandísimo factor suerte -ya no solo con las fichas sino con las circunstancias de cada uno- (además del importantísimo factor prepa y sistema de estudio del que ya he hablado en otras entradas) que para algunos juega en contra y por ello tardan varias convocatorias en salir victoriosos.
No debemos avergonzarnos de nuestras derrotas, sino aprender de ellas y seguir con confianza porque el que resiste gana, el que la sigue la consigue, sólo es cuestión de aguante. Cuánta gente lo hubiera dejado el quinto año y se empeñó hasta aprobar, cuántos hubieran tirado la toalla pensando que lo "normal" es sacársela pronto. Cuántos se han sobrepuesto a mil desgracias y han seguido estudiando sin pensar en el tiempo perdido y han cumplido su sueño...
No hagáis caso de estadísticas, tan solo de vosotros, mientras tengáis fuerza y vocación merecerá la pena seguir. La gente que conozco que ha tardado 9 o 10 años es tanto o más feliz que el que ha tardado la mitad. No os avergoncéis del camino, nunca es tiempo perdido.

martes, 22 de septiembre de 2009

Empiezan los orales (BSO)




Como la entrada de la semana pasada resultó ser un poco coñazo tediosa, esta semana toca reirnos un poco del sistema de oposición, aprovechando que hoy, 22 de septiembre, empiezan los orales... porque a mí en verdá lo que me gusta es cantarXD

Parece mentira
que después de tanto tiempo
rotos nuestros sueños
sigamos manteniendo la ilusión
en que este es nuestro año...

La misma mesita
que nos ha visto cantar
los temas por lo bajo
cuida que el programa esté a la vista
hojas y boli a mano

Y aunque la espera se acabó
no hay quien nos quite este temor
que aunque empeñados en cantar
hay temas que ni con sumial

Las fichas del saco
acabarán por revelar
qué temas te han tocado
y tendremos ganas de cortarnos la
dichosa mano

22 de septiembre:
empiezan los orales
y no sabemos si alegrarnos
o llorar desconsolados

Y aunque este año sea mejor
no hay quien se quite esta presión
que aunque empeñados en cantar
hay temas que se nos dan mal

22 de Septiembre
empiezan los orales



empiezan los orales



Quiero enviar toda la suerte del mundo a los compis que estrenan hoy el Supremo, recordarles que aunque los últimos días siempre sean caóticos y no nos cundan como quisiéramos lo que cuenta en realidad es la labor de años, no de la última semana.

Nada de retirarse al ver las fichas, luchad por la plaza, cantad como sea, si hemos de suspender que lo hagan ellos, no nos suspendamos nosotros de antemano.

Sin miedo, pensad que aprobaréis, pero si así no fuera no hay nada perdido, vienen unas convocatorias muy buenas, habrá más plazas y estarán más dispuestos a escucharnos.

Confiad en vosotros, atraed a la suerte, actuad como si la prueba no fuera más que un mero trámite y sobre todo recordad: sabéis más de lo que creéis y lo que es más importante, más que ellos.


PS: En especial muchísima suerte a mis compis J. y L. que van de los primeros y mucho ánimo a Corpus, que volverá al mundo blogger con buenas noticias.

PS2: cuando se rumoreó como fecha de comienzo el siete de septiembre me lo pusieron a huevo con MecanoXD

martes, 15 de septiembre de 2009

Sistemas de estudio


Venía yo escaqueándome hace tiempo de abrir esta entrada pero ya no me queda más remedio que hablar de los maravillosos sistemas de estudio que conducen al aprobado.
Aclaro que no pretendo ser exhaustiva: hay sistemas para todos los gustos y colores. Lo que pretendo es explicar los dos sistemas más conocidos: el de vueltas y el de arrastre, con algunas de sus variantes, también quiero recordar que cada opositor es un mundo y que lo que le funciona a uno no tiene por qué irle bien a otro, así que aqui abordaré el tema desde mi experiencia personal, que no tiene por qué coincidir con la de los demás.


EL SISTEMA DE VUELTAS consiste en estudiar todos los temas seguidos sin repasar, hasta acabar el temario e ir subiendo temas a medida que se suceden las vueltas.

Ante todo quiero precisar que según mi opinión lo peor que puede hacer un opositor es llevar el sistema de vueltas completas, o sea, a los casi cuatrocientos temas. En primer lugar porque la vuelta se alarga demasiado y después de un año y medio uno casi no recuerda el primer tema estudiado, con la consiguiente depresión de la segunda vuelta, y en segundo lugar porque de nada nos sirve tener una idea del tercer ejercicio si no pasamos el segundo por no haber machacado suficientemente los temas debido a las vueltas tan largas.
Yo seguí este sistema por lo cual llegaba al oral con vueltas de cuatro semanas (y siempre me tocaba algún tema de hacía un mes) y tampoco me sé el procesal por estudiarlo desganada viendo que se me iba olvidando la primera parte del temario (y de mercantil y admvo/laboral ni os cuento).
De hecho, con la novedad de la convocatoria que consiste en dispensar del primer oral a los que lo aprueben con nota superior a la media se confirma que este sistema es lo peor. Por lo cual a partir de ahora cuando hable de vueltas me referiré al estudio de uno de los dos orales, no de ambos.

Las vueltas básicas serían algo así (es un ejemplo, depende de la capacidad del opositor y del prepa, algunos prefieren vueltas rápidas con el contenido por los pelos y otros vueltas lentas pero los temas muy bien sabidos -yo soy de la opinión de que las primeras vueltas tienen que ser muy buenas, mejor poco y bien-):
1ª vuelta a 4 temas por semana (6 si se canta dos veces por semana) en 48 semanas
2ª vuelta a 8 temas por semana (más si se canta dos veces...) en 24 semanas

3ª vuelta a 12 en 16 semanas

4ª vuelta a 16 en 12 semanas
5ª vuelta a 24 en 8 semanas

6ª vuelta a 32 en 6 semanas
7ª vuelta a 48 en 4 semanas
8ª vuelta a 64 en 3 semanas

9ª vuelta a 95/96 en 2 semanas.
Si se canta dos veces por semana se baja mucho el tiempo de preparación y en dos años se podría aprobar el primer oral, cantando una vez por semana salen tres añitos mínimo.

Claro que si se pasa el test y uno está animado puede hacer el esfuerzo milagroso y meterse muchos más temas (echando muchas más horas) y lograr ser uno de los pocos que aprueba en poquísimo tiempo. Por eso siempre recomiendo ir al test desde el primer año (no como yo que no pude ir hasta pasados dos años y me quedé a una porque lo último que había mirado era el tercer ejercicio y la vuelta del primero me quedaba muuuy lejos). ¡Ay cuántas cosas cambiaría si pudiera volver a empezar!


El sistema de vueltas admite múltiples variantes:


-repaso por bloques: Si vamos a cinco temas por semana la sexta semana no se lleva ningún tema nuevo sino los 25 vistos, la séptima semana otra vez cinco, así hasta haber visto 25 nuevos en que se vuelve a parar, etc, y a medida que se suceden las vueltas los bloques de temas acumulados son más extensos. Muy recomendable para hacer simulacros incluso desde que se lleva muy poco tiempo de opo.

-avance y retroceso: se estudian por ejemplo cuatro temas nuevos la semana uno, la semana dos otros cuatro nuevos, la semana tres los cuatro de la semana uno de repaso y cuatro nuevos, la semana cuatro los temas de repaso de la semana dos y cuatro nuevos y así en adelante, repasando temas cada dos semanas. Yo lo seguí para el mercantil y admvo y laboral, y la verdad no me sirvió de mucho, pero claro, en esa vuelta yo estaba muy de capa caída, pero se puede caer en la tentación de no mirarse bien un tema pensando en que se repasará a las dos semanas y luego no acabar de llevarlo bien.

-repaso semanal: los temas que se tengan que mirar a la semana se repasan/estudian varias veces dentro de la semana. Así por ejemplo si llevamos 12 temas puede que en una semana los hayamos mirado tres veces, no una. El inconveniente es el mismo del sistema de retroceso, que puede que hagamos trampas y nos lo miremos sólo una, total el prepa no nos vigila los repasos sino sólo los que llevamos al cante que van a ser doce, mirados una o tres veces.

-sistema de terminaciones: en lugar de avanzar según el programa se hace por terminaciones, me explico: en lugar de llevar los temas 1-50 de civil llevamos todos los terminados en 1, en 2, en 3, en 4, en 5... que sumen cincuenta. De este modo se facilitan los simulacros ya que se llevan temas de todos los sacos, lo malo es que a veces se juntan unas terminaciones feas feas (por ejemplo si llevas los 9 y los 0 te puede dar algo: servidumbres legales, prop intelectual, los nuevos de comunitario, traición, delitos vs comunidad internacional...).
Este sistema es ideal si hemos dejado muchas vueltas a medias y siempre hay temas que hemos visto menos, de este modo se compensan los más vistos (1, 2, 3...) con los menos vistos (sucesiones, últimos títulos de penal, etc). También sirve si por tiempo hemos de pasar del sistema de arrastre al de vueltas.


EL SISTEMA DE ARRASTRE: yo lo he seguido poco, así que no puedo opinar de lo que es empezar con este sistema, ya que yo empecé con el horroroso sistema de vueltas completas pero creo que es un sistema excelente, sobre todo para dominar los temas.
¿Los inconvenientes? Es muy lento (y aburrrrrido) y parece que no avances, lo cual puede desmoralizar al opositor, si no tuviera esta pega creo que sería ideal. Lo malo es que he hablado con opositores que han llevado este sistema desde el principio y no sé cómo se lo habrán planificado sus prepas para que lleven tropecientos repasos de unos temas y otros sin tocar... eso sí que no puede ser. Que de nada sirve saberse muy bien consti si no se tiene ni idea de la segunda bola de civil, por ejemplo.

Este sistema consiste en llevar siempre todos los temas (por ejemplo: semana uno temas uno y dos, semana dos temas uno y dos y tres, semana tres temas un, dos, tres y cuatro, etc) hasta completar un bloque de X temas y entonces dejar los primeros veinte una semana y así ir alternando semana sí semana no, de modo que todos los temas estén vistos de hace quince días como mucho.

Cuando yo lo seguía, para no descompensar temas lo que hacía era ir apuntando cuántas veces (o cuantas semanas) había arrastrado cada tema, así al tema que arrastraba desde hacía cuatro semanas le dedicaba los veinte minutos de hacerme un esquema y cantarlo, ni uno más, sin embargo al tema que había visto sólo dos semanas le dedicaba más tiempo procurando verlo dos veces o más en la semana, así iba compensando el tiempo dedicado a unos y a otros.


Esta entrada es un coñazo, lo sé, lo siento pero lo prometido es deuda.

Otra cosa buena del sistema de arrastre es que para los que hemos fallado en el terreno de la seguridad, da mucha confianza, ni que sea hipotéticamente piensas "con la de veces que lo he repasado cómo no me lo voy a saber". A lo mejor con el de vueltas te lo sabes también pero no tienes esa convicción y la convicción es clave para aprobar la opo, como muchas veces repito si no nos lo creemos nosotros no se lo creerán ellos, aprueba el que demuestra que sabe, no el que más sabe.
Debemos recordarlo cada día ante el preparador y sobre todo el día del examen.

Sigamos el sistema que sigamos, lo importante es saberse los temas, conseguir verlos en dos semanas como máximo antes del examen e ir convencidos de que cantaremos nos caiga el que nos caiga.


A los que sigan despiertos a estas alturas de la entrada ¡Mucho ánimo! Llevéis el sistema que llevéis todo tiene sus pros y sus contras, quedémonos con lo bueno y para adelante, a por el aprobado, sin lamentos ya que lo que está hecho hecho está, lo único que podemos hacer es cambiar lo que ha de venir y de nada sirve perder el tiempo en reproches pasados.


Lo que sí creo que es importante es ir subiendo el número de temas cantados, de hecho al entrevistarme con mi prepa antes de empezar fue una de las primeras cosas que le pregunté, si al ir acumulando temas pasaba de preguntar uno a preguntar dos, luego tres, cuatro hasta hacer simulacros y me dijo que sí.
Creo que es clave para aprobar, probarse que se puede cantar seguido sin problemas. De hecho se lo comentaré la semana que viene que ya llevo 40 a ver si empezamos a cantar dos:) Ya os contaré;)

martes, 8 de septiembre de 2009

Love is in the air


Hace tiempo que quiero hablar del amor y las opos, del cambio con el aprobado, de la fama de Sodoma y Gomorra de la Escuela Judicial y el CEJ... pero no encontraba el enfoque. Sin embargo, al vivir este fin de semana un cuento de hadas en el bodorrio del que vengo, no podía evitar abrir esta entrada.

C y J se conocieron tras aprobar la opo y parece ser que fue tal el flechazo que J, que hasta ese momento tenía pensado ser Fiscal, en el acto de elección optó por la carrera judicial. He tenido la suerte de presenciar ese comienzo, la llegada de la pareja a Barcelona, la ilusión del principio, primero de boca de mi amiga C. (pese a la babas que se le caen cada vez que habla de J.) y después cuando quedábamos los tres para cenar el día de mi cante. Y, aunque yo creía que las mariposas revoloteaban en el estómago sólo los primeros meses, tras dos años y pico los sigo viendo igual, exactamente igual que la primera vez que los vi juntos. Sé que sonará a exageración, pero verles me ha hecho recuperar un poco la fe en el amor, que yo creía que estaba condenado a ir marchitándose poco a poco con la presión de la rutina y la comodidad de la seguridad en pareja.

Por eso me da mucha rabia cuando se habla del opositor malévolo, que deja a su pareja de toda la vida, el sufridor a la sombra porqueril, en el instante en el que pone un pie en la Escuela o en el CEF, o incluso antes, en cuanto empieza el mejor verano de su vida: el del año en que aprueba.
Y me da rabia porque no es cierto, no es el opositor que no tiene escrúpulos sino que muchas relaciones retrasan su inevitable fin gracias a la rutina opositoril y en el momento en que ésta acaba el supuesto sufridor en lugar de alegrarse de poder hacer mil cosas (aquellas por las que tanto se quejaba de tener que privarse por la oposición de su pareja) se amarga, se vuelve huraño, y quizá sin ser consciente de ello en el fondo preferiría seguir como antes, con el pobre opositor cerrado en casita y siendo él (o ella) el salvador de las horas de descanso y el pañuelo de lágrimas de los suspensos. Pues no.
El ex opositor quiere vivir, quiere disfrutar, hacer todo lo que su pareja ha podido hacer mientras él estudiaba y ansiaba llegar a compartir, y muchas parejas no se adaptan al cambio.
Y ya sabéis el dicho "renovarse o morir".

Así que ya está bien de estigmatizar al opositor aprobado, que la opo no cambia a nadie para mal y el aprobado menos, pero sí que te abre un abanico de posibilidades que antes no tenías ni el tiempo de contemplar. Pues si la pareja está bien, lo estará también después del aprobado, si la pareja se quiere, compartirá esa alegría y será el comienzo de una nueva vida juntos, como de hecho va a ser para mi amiga M. que ha aprobado y se casa con su novio. El aprobado no rompe parejas, sólo pone de manifiesto una ruptura que se ha venido postponiendo a fuerza de cantes y convocatorias.

Me hacía gracia (toda la gracia que te puede hacer cuando rompes una relación de seis años) cuando la gente me decía "en medio de la opo, qué valiente". No fue valentía, dio la casualidad de que de repente vi muy claro que mi problema de pareja no era la opo, la opo había sido la excusa a todos nuestros males, ocultando que no era la persona con la que quería pasar el resto de mi vida, y tampoco mis años opositoriles, mejor sola que acompañada y aburrida... y pa que se aburra un opositor tela.
Pero otras veces el opositor no lo tiene tan claro, y nadie lo puede culpar por darse cuenta cuando aprueba de que esa persona no es la acertada... peor sería continuar por que sí porque, no nos engañemos, el aprobado no se lo debemos a nuestra pareja. ¿Que nos apoya? Sí (la mayoría), pero nosotros también los apoyamos en el trabajo, en las relaciones familiares, en los problemas que le van surgiendo y no por eso firman un contrato de por vida y ellos no se lo piensan dos veces en cortar por el hecho de estar opositando, ¿entonces por qué deberíamos hacerlo nosotros? Opositores sí, pero mártires no, y el amor no entiende de opos ni de aprobados.


Para mis amigos C. y J. lo mejor de aprobar no ha sido la plaza, ha sido haberse encontrado y perderse en los ojos del otro cada vez que se miran.
El aprobado no lo es todo, es sólo una de las dos salidas a la oposición y una de las entradas a una vida con más libertad y con todas las opciones que se tienen a partir de entonces, en todos los terrenos, y entre ellos, por supuesto, en el de cupido. Todo pasa por una razón. Mi amiga C. podría haber aprobado el año anterior, en que le cayó uno de los cinco temas de procesal que se había dejado y ahora sabemos que ese aprobado hubiera sido una desgracia, jamás hubiera conocido a J. y jamás habría vivido el día más feliz de su vida, y yo, en la parte que me toca, no podría haberlo compartido con ellos.

Ánimo compis, luchemos a muerte por nuestra plaza, pero no porque sea la clave de la felicidad, la felicidad no la da el trabajo sino las personas que nos rodean, luchemos por ella para tener el tiempo de disfrutar de ellas.

Esta entrada se la dedico (yo ya dedicando, como los artistas jajajaa) a D&A que también están viviendo su cuento particular, un cuento en que un viaje a Benidorm acaba siendo un paseo en góndola y donde una cajita polvorienta esconde una promesa para toda la vida.
Ayy, que me pongo tierna.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Me encanta que los planes salgan bien


Estoy SUPERFELIZ! Ayer fui a cantar y no podía parar de sonreir, el prepa debe pensar que voy bebida o algo, pero no, y no es que fuera con los temas requetemachacados y sobradísima, ¡es que había acabado la vuelta! Parece una parida pero a mí me da un subidón increíble (a mí y a los temas, que voy a doblarlos CASI). Y estaba contenta porque estaba orgullosa de mí misma.
El prepa me cambió el día de martes a miércoles el martes mismo, y yo, en lugar de seguir repasando para ir el miércoles con los temas perfectos me hice los 5 temas colgados que me quedaban para acabar la vuelta. Claro, fui sin el repaso reciente de los temas y justamente (qué ojo tiene el joío) va y me pregunta uno de los más lejanos, pero aún así no fue mal y me compensa más un cante decente y la vuelta acabada que un cante extraordinario y la vuelta sin acabar por cinco temitas de na.

Además este finde me voy a una boda (¡¡¡qué ganas!!!! ¡mi única salida en todo el verano! jajaja) por lo que entre pitos y flautas sólo tengo tres días y medio para estudiar hasta el siguiente cante. Al contárselo al prepa me dice, si quieres no vengas y aprovechas el martes para estudiar... ¡Pero no! Ya lo tenía todo calculado desde que me hice el planning post test y esta semana llevaré 31 temas y ya en las siguientes 40, y en cinco semanas acabo otra vuelta. No os podéis imaginar la satisfacción de tenerlo todo bajo control, de saber exactamente lo que vas a hacer y cómo y no dejar nada a la improvisación.

Repito, no voy bebida ni tampoco drogada (ya no me tomo ni el denubil), sólo estoy feliz, feliz, feliz, con ganas de avanzar y de afianzar temas, de cerrar vueltas y de acortarlas hasta poder acumular los 191 que tenemos que sabernos para el examen.

Vale, este año para el oral me tomaré una tila, a ver si me voy a descojonar ante sus Señorías con tanto éxtasis opositoril, pero prefiero esto a los chungos de "no puedo no puedo" o "no llego no llego" de cada año. ¡Venga compis, a estudiar con una sonrisa en la cara, es gratis y allana el camino!

jueves, 27 de agosto de 2009

La prueba del algodón


En el último cante, pese a mis pensamientos positivos y buenas intenciones, fui un poquillo acojonaíca, luego la cosa resultó mejor de lo que esperaba, me acordé de los artículos, pero lo que sudé... y no me hace falta preguntarme el por qué, sé muy bien que había bajado el rendimiento desde el sábado ya que me habían entrado todos los dolores habidos y por haber con el golpe de gracia de una cefalea intermitente pero devastadora que no conseguí aplacar ni con la sobredosis de ibuprofeno que me metí en el cuerpo.


El dolor de cabeza me duró hasta ayer, por eso se me ha retrasado un poco la entrada, que la mente no la tenía yo muy creativa más allá de los porqueris. Y como estoy ultimamente muy yanki me he propuesto aprender de lo sucedido (el famoso feed-back) para evitar, en la medida de lo posible, futuros cagues pre cante que a mí no me sirven de nada porque voy aunque me esté retorciendo en la cama... bueno miento: no me sirven más que para bajar el rendimiento pensando en lo mal que lo puedo hacer en lugar de aprovechar el tiempo para evitar ese pronóstico nefasto.

Por eso hoy he empezado la fantástica jornada de estudio con la prueba del crono. Consiste en poner en marcha el crono cuando se empieza a estudiar, pausarlo cada vez que uno se levanta o se pone a hacer otra cosa y calcular así las horas de estudio efectivas (horas, minutos y segundos). ¡Que el crono no sólo sirve pa cantar temas! También se puede usar para demostrarse empíricamente que no hacemos ni la mitad de lo que creemos y que siempre se puede dar más de sí.

Hoy, aún sabiendo que tenía el crono en marcha (por lo cual inconsciente-conscientemente he minimizado los descansos) he calculado que de las once horas de reloj que me he puesto a estudiar he aprovechado menos de ocho! Eso quiere decir que el día en que no me pongo el crono seguramente pierda más de tres horas... TRES HORAS en las que me podría haber visto cuatro capítulos de True Blood que la tengo mu abandoná (con lo que me molan los vampiros y lo agradecida que les estoy de que esté de moda el moreno flexo).

Si calculamos el tiempo que se esfuma por no atar el culo a la silla y que procesamos como si fuera de estudio privándonos de cosas que nos gusta hacer y que sacrificamos por la opo, seguro que empezamos a plantearnos el aprovecharlo al máximo para que esas tres horas sean de ocio al cien por cien... Claro que después llegaremos a la conclusión de que las horas de ocio ya nos las tomamos después de cenar, así que ese tiempo volatilizado se ha de convertir en horas de estudio efectivo (o al menos la mitad, que hay que ir al lavabo de vez en cuando) con la consiguiente felicidad el día del cante ya que en tres jornadas de estudio intensivo recuperamos uno perdido...

Ya sé que os estaréis santiguando y pensando "Mery se ha desquiciao", aunque os aseguro que sigo cuerda, o al menos tan cuerda como antes jajajajaa Si hay que hacer una pausa se hace en condiciones, pero robar minutos de estudio para vaguear sin sacarle provecho, y seguir con la sensación de sacrificio y clausura, como que no. Eso no es ni chicha ni limoná, y si la opo nos enseña algo es que el tiempo puede ser nuestro mayor aliado y nuestro peor enemigo. Hay que saber aprovecharlo tanto para estudiar como para olvidarse de los temas sin remordimientos.


Recuerdo que la primera vez que vi a un opositor con el crono y me percaté de que lo paraba cada vez que alguien le hablaba, o cuando salía a hacer un café, etc, pensé menudo psicópata yo no quiero acabar como él... Este tío me da miedito y no me acerco. Pero bien que al año siguiente aprobó y de opositor en las últimas que da yuyu pasó a ser un inmortal (Fiscal). Pues qué queréis que os diga, yo también quiero pasar a mejor vida, así que si hay que cronometrarse se cronometra una, que cosas más raras he hecho por la bendita oposición, que como decía el mayordomo del anuncio, el algodón no engaña, y a nosotros, por suerte o por desgracia, el crono tampoco.

miércoles, 19 de agosto de 2009

Pensamiento positivo


Hello compis, ante todo sorry por no actualizar ayer, no me dio tiempoXD El cante no fue mal, aunque el tema se me quedó un pelín corto y no dije todos los artículos al pie de la letra como me hubiera gustado. Con lo muchísimo que había estudiado podría haber salido un poco choff (más que nada porque no suelo salir contenta nunca, supongo que soy perfeccionista y siempre creo que puedo mejorar incluso cuando me va objetivamente bien) sin embargo estoy contenta, feliz del ritmo que he cogido, deseosa de que las horas me sigan cundiendo y de poder llevar más y más temas a medida que se sucedan las vueltas y orgullosa de haber llegado hasta aqui y del trabajo diario. Tenemos que echarnos flores, no machacarnos: cada pensamiento negativo nos aleja un poco más de la meta, nos desvía un poco más del camino y no nos lo merecemos. Ya que tenemos que currar y dejarnos los codos, HAGÁMOSLO CON ALEGRÍA. Yo estoy cambiando mi forma de pensar, aqui van algunos ejemplos:

El verano es una mierda, hace calor y así no hay quien estudie.

¡Me chifla estudiar en verano, tengo más horas de luz y cuando acabo la tarea me queda tiempo para airearme! Y si no tengo aire acondicionado, qué suerte de no tener vacaciones y poder ir a la biblio donde se está DIVINAMENTE, ¡¡¡y en algunas hay vonveros!!!


Llevo los temas con pinzas, voy a hacer el ridi en el cante, estoy estresad@... No quiero ir a cantar...

¡Estoy afianzando los temas, el prepa me va a hacer la ola, estoy motivad@ y cada día me pongo a empollar con más ganas... si hasta me da pena cuando llega la hora de cenar, si por mi fuera no me cogería ni el día de fiesta! ME APASIONA ir a cantar:D


No he pasado el test, no estudio bien si no es bajo presión...

Tengo diez meses por delante (meses, no años) para planificarme y ASEGURARME UNA PLAZA en la próxima convocatoria, sin hacer vueltas chapuceras y dedicando a cada tema el tiempo necesario. ¡Voy a aprovecharlo y el año que viene seré el número uno!


No me salen los artículos literales, no me los voy a saber en la vida.

Cada vez que me miro los artículos me los sé mejor, el día del TS estarán dominados. ¡ESTOY QUE ROMPO, en la siguiente vuelta no se me resistirá ni una coma!


Pff, qué coñazo de tema, me voy a mirar uno fácil y éste lo dejo para el final y lo llevaré más fresco...

¡Un tema con enjundia! ¡Bieeeeeen! Que sino me aburroXD Voy a estudiarlo ya así luego despacho rápidamente los fáciles y aún me quedará tiempo para repasar y recrearme con mi tarea porque ME ENCANTA.


Joder, que me quedan x meses de encierro y ya estoy hasta los huevos.

¿Después de estos años, qué son x meses? ¡Justo lo que necesito para ir DE PUTA MADRE!


Lo que no me sepa a estas alturas no me lo voy a saber que me ha tocado de los primeros...

Sé un huevo y aún me queda tiempo para llevarlo perfecto el día en que me toque... ¡En 24 horas Jack Bauer hace milagros! Aprobaré y me aseguraré el tercero... ¡Qué digo aprobaré! ¡ESTOY APROBADO!


Otro día igual que ayer, esta vida es una mierda, ¿quién me mandaría a mí meterme en esto? Los demás de vacaciones y yo aqui amargao...

Un día MARAVILLOSO para aprovechar al máximo, soy un privilegiad@ por poder estudiar cada día. Los demás torrándose en la playa, deshidratados, quemaos como gambas, sudaos, y envejeciendo como pasas. Yo en mi casita como una rosa, con mi neverita al lado, y a punto de confundirme con Blancanieves al mirarme en el espejo.


En el examen como no tenga suerte me volverán a follar...

¡Este año NO NECESITO SUERTE porque voy a aprobar! Ya habrá tiempo de otras cosas en la Escuela! jajajajajajaaaa



Compis, queremos, podemos y vamos. Todo está en nuestra cabeza y no hay quien nos pare, sólo nosotros mismos nos ponemos el freno y no hay que tener miedo a la caída, no hay que ponerse parches antes de tiempo, ya llegará el momento de lamentarse si se da el caso (que no se va a darXD) pero ahora hay que emplear toda la fuerza para tirar del carro y a poder ser con una sonrisa. ¿Que un día no cunde como debiera? NO ha ido mal, y el siguiente irá MEJOR.

¡SIEMPRE POSITIVO, NUNCA NEGATIVO!



martes, 11 de agosto de 2009

Ella canta sola (BSO)






Queridos compis y lectores, hoy estoy muy contenta, he ido a cantar y me ha ido bien, es maravilloso tener prepa, a mí se me quitan hasta las típicas penas de agosto y de estudiar con
la caló. No obstante la mayoría de prepas están fuera este mes dejando a sus pobres opositores estudiando con el agobio veraniego y sin la motivación del cante, así que en vista de que estamos de capa caída, una cancioncita pa echarnos unas risas;)

ELLA CANTA SOLA

De mayor quiero ser tu opositora
Metidita en casita tol día entero
y acatar como un dogma tus palabras
pa engrosar tu gran lista de aprobadas

De mayor quiero hacerme la vampira
Mientras tú te me piras a la playa
Y aunque poco nos vemos
Yo en verano te espero.
Porque yo sin ti es que no es que no soy nada y

Quiero ser tu vampira con mi cintura ancha
Muy contenta cuando me das el planning
de la semana
Es mi sueño un simulacro es mi sueño estar en chándal
Y contar los días que faltan pa que vuelvas de las vacas

Yo de mayor quiero ser tu opositora
Serán órdenes siempre tus consejos
Porque tú sabes más de todo quiero.
Dedicarle a esta opo todo mi tiempo

Quiero ir al Supremo con mi sed de revancha
Muy contenta cuando me dices que no voy preparada
Es mi sueño que me tumben es mi sueño ir tan cagada
Y contar los días que faltan para estar ya convocada

yo de mayor quiero ser tu opositora
de mayor quiero ser tu opositora
de mayor

Y el día D iré acojonaíca
sin acabar la vuelta y los temas con pinzas
y llamaré para llorarte con mi suspenso
No lo coges, no me escuchas ¡ay! cuánto te debo...

Quiero ser tu vampira con mi cintura ancha
Muy contenta cuando te paso el sobre que no declaras

Es mi sueño otro añito, es mi sueño ir a tu casa

Y contarte el día del cante las desgracias que me pasan...


Como siempre, mis disculpas a Ella baila sola, y gracias por esta canción:D




martes, 4 de agosto de 2009

Castigada



Así estoy o así me siento, castigada sin cantar. Y alguno pensará ¿qué más quieres?, ¡qué suerte! Pero de eso nada, yo si no canto me siento un fraude, que pa una cosa que tengo que hacer que es ir al prepa y cantar cuando no lo hago me siento fatal y me entran los mil remordimientos.
Mi prepa, que lleva poco conmigo pero debe tener mucho ojo y me empieza a conocer ha visto cual es mi punto débil. Yo voy a cantar, ya llueva, ya haga sol, ya esté afónica o con fiebre, sin excusas, siempre. Lo malo de ir siempre y no faltar nunca es que a veces se llevan los temas con pinzas. Y, si bien es cierto que un cante malo invita a la reflexión y hace que nos planteemos ponernos las pilas a la semana siguiente, si por alguna razón en la semana floja tenemos chiripa y nos toca un tema que nos sabemos, no reaccionamos, nos confiamos y lo más seguro es que vayamos a peor, hasta que nos cacen con un tema malo y nos caiga la bronca.
Hoy he ido al prepa tras más de un mes sin cantar (test y vacas -del prepa que yo no he tenido-) y me ha preguntado qué tal el estudio estas semanas. Yo, que no sirvo para mentir (además que para qué, si es engañarnos a nosotros mismos), le he dicho que flojo-flojísimo, que más me hubiera valido cogerme unos días de vacaciones y desconectar, y que esta semana me había puesto las pilas pero que, entre que había tenido un día menos y me había adelantado la hora del cante, había ido de culo con los temas... total que me dice "pues no cantas". Y yo en plan, ¿cómo que no? si he estudiado, a saco, pero he estudiado.
Pues resulta que le da la sensación de que no soy de las que se deprimen por un mal cante (hombre, no me corto las venas aunque me mina la confianza, eso sí) pero que sin embargo sí que me debe dar bastante coraje no cantar, así que para él era mejor que no cantara y me quedara con la duda de si me hubiera ido bien o mal y así la semana que viene evitaría por todos los medios (o séase, estudiando como Dios manda, que esto no tiene más secreto) el ir con temas flojos, pues en ese caso me quedaría sin cantar otra vez.
No es por nada, pero como siga así voy a cantar directa al TS, que esto no puede ser, hace tanto que no canto que ya se me han olvidado hasta mis muletillas. Y es que mi prepa me ha pillado: aguanto las broncas estoicamente, soporto los malos cantes con cara de compungida, pero el no cantar, eso sí que no sé asumirlo. Es como la confirmación de que ya no debería estar opositando, que se me ha pasado la racha de la parábola ascendente y que estoy prolongando agónicamente la decisión de dejar la oposición, y darse cuenta de eso es lo que más duele.
Así que, tras encajar el par de bofetadas verbales, sentirme una opositora fraudulenta y darme cuenta de que no tengo más tiempo para perder, que es ahora o nunca porque me fallan las fuerzas y ya no soy la única que se da cuenta, salí del despacho con mi sonrisa permanente dispuesta a demostrarme no sólo que puedo resistir cuatro meses de estudio intensivo sino que quiero hacerlo.

martes, 28 de julio de 2009

Leo, leo... ¿Qué lees?


Mi queridísima Viena, Reina de las viñetas y embajadora temporal del pozo opositoril, aprovechando una de mis visitas a sus tierras para reclamar que dejara ya ese puesto, que los pozos en verano están muy solicitados por los opositores y no hay que ser acaparadora, se ha dignado en salir pero no sin antes obsequiarme con un fabuloso meme literario... a mí. A mí que antes de opositar me leía de una a tres novelas por semana, a mí que cuando tenía vacaciones (qué tiempos aquellos) me leía varios tochos de una sentada, a mí que no tengo tele por lo que tampoco tengo excusa para no leer, a mí que desde que oposito no me leo ni las instrucciones de lavado de las etiquetas de la ropa (menos mal que existe el programa de agua fría), a mí que, en definitiva, sólo concibo hablar de una cosa en este espacio: de nuestra bendita oposición.

Ante tal compromiso, y no pudiendo dejar que su Alteza del paintbrush hubiera salido de su aislamiento en vano, he decidido (como no podía ser de otra forma) versionar, opositorilmente hablando, el meme. Y éste es el resultado:

Actualmente estoy leyendo:
Unos tochos muy divertidos, se llaman Código Civil, Código Penal y Constitución pero, los que los amamos y leemos y releemos porque su prosa es una delicia para nuestra mente y revitaliza nuestro espíritu cuando estamos hartos ya de tantas teorías y tesis doctrinales, los apodamos cariñosamente Cecé, Cepé y Ceé.

He de decir que Cecé me parece un pelín extenso y en algunos capítulos utiliza términos anacrónicos que pueden despistar al lector, pero como bien dice la doctrina sus autores consiguieron hacer, con mínimos medios, una obra útil y española, y su carácter popular lo hace asequible e intemporal... ¡ideal para cualquier momento y lugar! ¡Los hay que hasta se los llevan a la playa!

Con Ceé tengo opiniones encontradas, por un lado me parece una obra excelsa ya que concentra en pocos capítulos toda su trama y está estructurada con mucho acierto, no como Cecé que a veces parece un Cien años de soledad, o un Silmarillion (que si no vas con la chuleta al lado de quién es quién y dónde aparece te puedes perder) pero, por otro lado, Ceé está descompensada. Al lado de historietas breves y poéticas nos encontramos auténticos peñazos: listados infumables que dan ganas de saltarse o de leer en diagonal.
Sin embargo, tiene un aspecto positivo que no tienen los demás Cés y es que está tan valorada que nadie se atreve a tunearla, lo que, los lectores a los que nos gusta ir de pedantes recitando fragmentos de memoria, apreciamos muchísimo.

Esa es la mayor pega de mi favorito: Cepé. Cepé para mi gusto es muy fácil de leer, se repite bastante por lo que te puedes saltar algunos párrafos sin perder el hilo, pero ayyyy, ayyyy, ayyyyy todos lo quieren versionar, que si ahora la versión extendida, que si el director's cut, que si la versión victoriana con damiselas en apuros, que si la nueva versión yonkarra, que si la versión the fast and the furious... y una no da a basto. Cuando al fin te quedas con la copla, tachán, viene el autor modernillo de turno y te lo cambia.



El libro que nunca terminaré: No pienso leerme, jamás de los jamases, la Ley 30/92 enterita, que el admin que nos hacen estudiar es de risa (recuerdo los 2 administrativos en la carrera, dieciocho creditazos, y en la opo cuatro temas mal cantados...)


Un libro que me decepcionó: Pues me decepcionó, y bastante, la LO 1/2004 de violencia de género... pa mí que muy constitucional no es pero no se puede decir, así que lo diremos por lo bajini cuando no nos oiga nadie, shhhhh.


Un best seller que no tengo el más mínimo interés en leer: Eté (que no es el extraterrestre homeless con el dedo luminoso sino el Estatuto de los Trabajadores). Se lo leen hasta los profanos, por necesidad supongo, pero yo, qué queréis que os diga, me quedo con la versión infantil de los porqueris... ¡será por libros!

Un libro que me gustaría que me regalasen: Mmmm pues me encantaría que nuestros amigos CArmelo, PEdro y RIcardo, nos regalaran sus fabulosas, megacurradas y completas actualizaciones porqueriles, son tan buenas que deberían ser de dominio público ¡qué arte!

Un libro que me emocionó: como bien sabéis, con Derecho Penal, Parte General de la Editorial Dykinson he llorado a moco tendido.

El libro que tengo pendiente de terminar: Los Cés, con esos nunca acabas.

Un libro que me gustaría volver a leer: me encantaría releerme las Lés: LeC y LeCrim, pues ello implicaría haber aprobado (al fin) el segundo ejercicio.

Un libro que recomendaría: recomiendo vivamente los Cés para el todo el que quiera aprobar, y ya siendo más concreta a mí me encantan (yupiiii) los de la Editorial La Ley, porque sus páginas no son de papel de fumar, se pueden subrayar bien los pasajes más memorables y su estructura a página completa y no por columnas facilita una lectura relajada y amena, incluso cuando estás algo cansado de leer, cosa que no nos suele pasar, pues ¡NOS ENCANTAN! A mí me preguntan "¿Mery, prefieres leerte la Ceé o verte un capitulillo de Lost?" Mmm espera que me lo pienso... me quedo con Ceé sin dudarlo, ¡dónde va a parar! Me echo unas risas que no veas... por mucho que te la leas siempre descubres algo nuevo...

Un libro que me sorprendió: Me sorprendió muy gratamente Cepé al ver que su lectura era mucho más fluida de lo esperado, en especial algunos fragmentos como "estragos" que cuando le pillas el gustillo hasta riman ¡Pura poesía!

Y como no podía ser de otra forma, la primera en ser taggueada es SIE, ya lo sabes, nuestro vínculo es de por vida. La siguen Corpus y Animus, que como son dos se lo pueden rifar o hacerlo ambos o incluso una obra conjunta, de estas que no empiezan a contar los setenta años post mortem autoris mientras siga uno en pie, también nomino a Andrea, que los autores nóveles (y por el identity, no tan nóveles;)) aportan siempre algo nuevo y mi amiga Celia, que no tiene nada que ver con la opo, pero su blog va de reseñas literarias, así que quién mejor para recoger el testigo. Hale, ya tenéis deberes. Como amenaza para el que no lo haga, en vistas de que Viena no ha hecho lo propio (seguramente confiando en mi incapacidad para decir que no), los que os neguéis tendréis que explicarle los censos a diez profanos, y no se vale recitar el Cecé, que eso está tiradoXD